Aumenta la esperanza de vida de tus hijos

Por todos es sabido que una buena alimentación acompañada de una hidratación correcta y deporte mejora la vida de las personas y es precisamente esta premisa la que debemos inculcar a los más pequeños de la casa.

En este apartado expertos en pediatría y nutrición insisten en la importancia de promocionar la actividad física para prevenir el sobrepeso y la obesidad en niños y jóvenes.

Según la Encuesta Nacional de Salud 3 de cada 10 niños españoles padecen de sobrepeso u obesidad. Para darle solución a este problema padres, educadores y entorno deben trabajar en equipo  para evitar el sedentarismo de los niños.

Según la Prof. Dra. Isabel Polanco, Catedrática de Pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe del Servicio de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital La Paz de Madrid, y moderadora del Simposio, “la prevalencia de obesidad de niños españoles de 10 años sólo es superada por Italia, Malta y Grecia. Actualmente, las mayores cifras de obesidad de niños y jóvenes en nuestro país se detectan en la prepubertad, con una prevalencia de más del 16%”.

Para esta experta, “los pediatras debemos involucrarnos en este problema de salud pública y explicar a los padres y educadores la necesidad de fomentar la actividad física, es decir, promover el ocio activo de los niños, los juegos, las actividades recreativas o ciertas actividades cotidianas como, por ejemplo, ir caminando al colegio o subir escaleras”.

CÓMO REDUCIR ESTAS CIFRAS

Los expertos proponen contribuir a la reducción de estas cifras aumentando la actividad física en los centros escolares, dosificar el uso de las nuevas tecnologías y dotar a las ciudades de las infraestructuras necesarias para la práctica del deporte.

Todos estos parámetros contribuyen a que los más pequeños tengan una vida más saludable además de alargarla entre 3 y cuatro años.

Por otra parte se deduce de algunos estudios que la inactividad física se ha convertido en el 4º factor de riesgo más importante de mortalidad. Para lograr cambiar estos datos  es necesario cambiar los hábitos sedentarios en nuestra vida, reducir las calorías, llevar una dieta equilibrada, hidratarnos durante todo el día y realizar ejercicio.

Las personas más activas pueden llegar a alargar su esperanza de vida entre 3,4 y 4,5 años, según una investigación realizada con datos provenientes de seis estudios incluidos en el Consorcio de Cohortes del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. La investigación, publicada en la revista científica ‘Plos Medicine’, analiza el IMC y la actividad física de una muestra cercana a los 640.000 individuos, mayores de 40 años.

Los resultados mostraron que la esperanza de vida se puede elevar hasta en 3,4 años en aquellos que realizan actividad física moderada, como puede ser caminar deprisa -en niveles iguales o ligeramente superiores al mínimo recomendado en las directrices de la Organización Mundial de la Salud-, y en 4,2 años para aquellos que superan en más del doble la recomendación de practicar ejercicio al menos durante 150 minutos a la semana.

Con todos estos ingredientes, en nuestras manos está cambiar la vida de nuestros hijos y la nuestra propia.

Edades

Recomendaciones de práctica de actividad física (OMS) 

Niños y jóvenes de 5-17 años

  • 60 min/día de actividad física moderada a vigorosas
  • 3días/semana de actividad física vigorosa

 

Adultos

  • 150 min/semana de actividad física aeróbica moderada ó 75 min/semana de actividad física aeróbica vigorosa 
  • 2 días/semana de actividades de fortalecimiento muscular 

 

 

Mayores de 65 años 1

  • 150 min/semana de actividad física aeróbica moderada ó 75 min/semana de actividad física aeróbica vigorosa 
  • 2 días/semana de actividades de fortalecimiento muscular 
  • 3 días/semana de actividades para mejorar el equilibrio y evitar caídas (para personas con movilidad reducida)

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *