Paseando por Albarracín

Albarracín en Teruel está considerado uno de los pueblos más bonitos de España, situado en los Montes Universales junto al rio Guadalaviar está rodeado por murallas que terminan en el Castillo del Andador y por rocas que crean un foso natural y un paisaje espectacular. ¿Quieres conocerlo?

Si vamos a visitar Albarracín lo primero que debemos hacer es pasarnos por la oficina de turismo. La podremos encontrar en el mismo pueblo, en la carretera principal junto al parking público. En esta oficina nos informarán sobre todas las posibilidades que nos ofrece la zona, los horarios de los edificios visitables e información de todo tipo.

Albarracín es un pueblo que está construido en plena montaña con un entramado de calles y pequeñas callejuelas casi laberíntico, con cuestas en casi su totalidad y con una peculiaridad, no podemos usar el coche. Debemos dejar nuestro coche en el parking público a los pies del pueblo, la visita la haremos caminando. Es recomendable llevar calzado muy cómodo ya que es mucho tiempo subiendo y bajando y nuestros pies se pueden resentir, el carrito para los más pequeños es necesario o mejor portear. Si vamos con personas con movilidad reducida en silla de ruedas tendremos que tener en cuenta que nos va a costar empujar la silla por las calles empedradas y con cuestas pronunciadas.

albarracin

Una de las actividades que podemos realizar para conocer este pueblo tan fantástico y no perdernos ningún detalle son las Visitas guiadas. Existen dos empresas diferentes que realizan este tipo de servicio, cada una ofrece un tipo de visita diferente. Las dos se encuentran en una de las calles que sale de la plaza del Ayuntamiento:

– Andador. SC. Calle de la Catedral, 4. Visita guiada por Albarracín, visita a una de las casas nobles y degustación de productos típicos. También ofrece una visita guiada por las pinturas rupestres.

– Fundación Santa María de Albarracín, subiendo por la calle de la catedral hasta la Plaza del Palacio. Ofrece las visitas guiadas por Albarracín y visita a la Catedral (única forma de conocer la catedral). También ofrece visita al Castillo y a la Torre Blanca.

Lo más llamativo de este pueblo es como está construido, levantado, entre las enormes rocas que forman la montaña, cada casa apoyada en la siguiente como si de un puzle gigantesco se tratase.

Las casas empiezan, en su mayoría, construyendo la base de piedra con unas dimensiones reducidas proporcionadas por el espacio limitado que les da las calles donde se encuentran, según van subiendo van ganando terreno (saliendo los siguientes pisos varios centímetros al primero) y con paredes un poco inclinadas, después vuelven a retroceder en su trazado para evitar que los tejados se choquen. No es extraño ver casas que tienen cuatro o cinco pisos, ya que más que extenderse en horizontal se extienden en vertical. Todas ellas están recubiertas del yeso rojo procedente de las canteras de la zona y que les da ese aspecto tan característico. Existe una ley municipal que todas las casas de nueva construcción o que sean reformadas deben cumplir, deben terminarse en este yeso rojo y las puertas y ventanas deben estar en madera, esto ayuda a no romper la estética del pueblo y conservar su espíritu.

casas

Otra cosa que nos llamará la atención son los llamadores de las puertas, en su mayoría lagartos de forja. Se piensa que el obispo que mandó levantar el Palacio Episcopal (ahora Museo Diocesano) vio muchos lagartos cuando se estaban realizando las obras y pensó ponerlos en la puerta (tal vez como símbolo de buena suerte o contra el mal fario). El resto de la población viendo lo que había hecho el obispo empezó a copiarlo, “porque si es bueno para la casa del obispo también lo será para la mía”.

lagartos

Dentro de este entramado de casas resalta sobresale la famosa Casa Azul perteneciente a una de las familias nobles y ganaderas de la época, los Navarro de Arzuaga. Un símbolo de poder económico era pintar la casa de color azul y salvo algunos retazos de marcos en puertas o ventanas esta es la única casa de este color en Albarracín y es obligación de la familia conservar su color.

casa azul

No debemos dejar de visitar:

– La Catedral. Actualmente en obras, están recuperando y rehabilitando la Fundación Santa María de Albarracín. Se puede conocer en la visita guiada. Nos sorprenderá su espectacular coro, el órgano y las capillas en las que están saliendo pinturas del XVII muy especiales.

catedral

– Museo diocesano. Importante colección de arte sacro y lo más llamativo es la naveta en forma de pez creada en cristal de roca y los tapices flamencos.

– Castillo: Uno de los miradores más bonitos de la ciudad ya que se encuentra en un saliente de la roca. Tiene horas determinadas para su visita.

– Museo de Albarracín: Antiguo hospital del siglo XVIII, con una rica colección de materiales cerámicos, esencieros, maquetas.

– Torre Blanca: Otro de los mejores miradores de la ciudad. Sala de exposiciones temporales, es considerada el tercer castillo del pueblo.

Ermita de San Juan: En su origen pudo ser la sinagoga del barrio judío. Hoy en día se utiliza como aula educativa.

La visita a la muralla la podemos hacer libremente y sin horario, eso si debemos coger fuerzas y una botella de agua para poder subir el sendero de la montaña que nos lleva hasta ella. IMPORTANTE, no tiene ningún tipo de protección, si subimos  a las torres o paseamos por la muralla debemos tener mucho cuidado de no caernos y de que los peques no se tropiecen o resbalen. Aún así es muy recomendable la visita porque las vistas son impresionantes.

muralla

¿Donde podemos comer? En cualquiera de los mesones de la plaza del Ayuntamiento o de las calles colindantes. Todas ofrecen la posibilidad de obtener bocadillos, menús del día, platos combinados o degustación de platos típicos.

Es un pueblo en el que en invierno hace mucho frio y en verano mucho calor. La mejor época para visitarlo será en primavera u otoño.

Llevar siempre una botella de agua porque vamos a necesitarla con tanta cuesta.

Es prácticamente imposible visitar todo el pueblo en un solo día, es necesario estar un par de días para recorrer cada rincón. No podemos dejar de realizar el paseo fluvial y la visita a las pinturas rupestres.

Albarracín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Albarracín
c/ Medio 2, 44100 Albarracín, Teruel
Cómo llegar

Edad: De 0 a 12

Precio: gratis