Barrio del Foro Romano

Corren los años 50 antes de Cristo, y la antigua Carthago Nova, la actual ciudad de Cartagena, se está convirtiendo en importante colonia del poderoso Imperio Romano de Occidente. Como podemos imaginar, la ciudad comienza a experimentar un intenso proceso de renovación urbano que se traduce en el desarrollo de una nueva red viaria y en la construcción de los edificios que constituyen el centro neurálgico de la vida cotidiana –aparte de las domus o casas romanas- de los habitantes romanos de la época: el Foro y el Teatro.

Después de más de veinte siglos de estar escondido bajo parte del cerro y barrio del Molinete cartagenero, hijos y padres tenemos el privilegio de imaginarnos cómo fue esta vida romana, de disfrutar de una jornada entre nuestros antepasados, de vivir la Historia de una manera inmediata y cercana.

Barrio del Foro Romano

Las excavaciones de los años 2008 y 2009 permitieron sacar una parte más –suponemos que no la última- de una manzana completa de la Cartagena romana, formada por dos edificaciones: Un complejo termal del siglo I d. C. y un edificio destinado a celebrar banquetes de carácter religioso, el edificio del atrio, datado a finales del siglo I a. C. Sin duda un descubrimiento que dice mucho del sentido ciudadano y de reunión en sitios públicos del antiguo romano: Por una parte, la terma es el lugar de ocio, de esparcimiento, de vida sana; por otra, el atrio destinado a banquetes religiosos indica el carácter ritual del ciudadano romano.

Entre los restos descubiertos destacan, por su buen estado de conservación, los ciclos pictóricos, que decoraban las salas de banquetes del edificio del atrio, y el suelo de opus spicatum – ladrillos dispuestos en espina de pez – del peristilo o plaza porticada, espacio que servía de acceso a las termas. De igual modo, se pueden contemplar muros de hasta cuatro metros de altura y la reconstrucción de algunas columnas del edificio del atrio y del peristilo de las termas.

Termas y peristilo

El complejo termal, construido en el siglo I d. C., estaba compuesto por una característica sucesión de espacios: el frigidarium o sala fría, también utilizado como vestuario (apodyterium), que preserva su suelo de mármol; los tepidaria o salas templadas, donde aún pueden verse sus sistemas de calefacción; la sauna; el caldarium o sala caliente, que se encontraba bajo la actual calle Honda; y los hornos localizados en el Decumano.

Un peristilo o plaza porticada daba acceso al complejo termal, además de servir como espacio de reunión o autorrepresentación para los miembros de la mencionada corporación. Su pavimento, en muy buen estado de conservación, fue construido con ladrillos dispuestos en espina de pez (opus spicatum). En este espacio fue hallado un cuerno de la abundancia o cornucopia en mármol de Luni-Carrara.

foro romano 3

Edificio del Atrio

El Edificio del Atrio, construido a finales del siglo I a.C., pudo ser otro edificio de la corporación semipública. Pudo dedicarse a celebrar banquetes rituales en honor de dioses de origen oriental, quizás Isis o Serapis, que pudieron recibir culto en un santuario anexo.

Estaba organizado en torno a un patio o atrio con cuatro columnas desde el cual se accedía a las cuatro amplias salas para banquetes (triclinia). Tabernas y estancias de servicio completaban el conjunto. Destacan sus decoraciones pictóricas y los imponentes alzados de sus muros, y columnas de más de cuatro metros de altura.

Proteger los restos y convertirlos en Museo

Sin duda, hay que reconocer el esfuerzo y el buen sentido cultural que han tenido todas las administraciones implicadas en recuperar estos importantes restos arqueológicos y en ponerlos en valor. El resultado de esta preservación ha sido la construcción de una cubierta quebrada, obra de los arquitectos Atxu Amann, Andrés Cánovas y Nicolás Maruri, de la que pende una pasarela que permite la circulación y la visión del yacimiento desde arriba, y además posibilita el acceso a las Termas y al Edificio del Atrio, incluyendo en su recorrido los recursos interpretativos del espacio.

foro romano 2

Como nos indican en la web Cartagena Puerto de Culturas, el recorrido museístico incluye:

  • Carthago Nova y el Barrio del Foro Romano. Sitúa la colina del Molinete en el contexto urbano de la ciudad romana.
  • Audiovisual. En él se dan las claves de la evolución urbana de la colina del Molinete, desde las construcciones romanas hasta la puesta en valor de sus restos con la apertura del Barrio del Foro Romano en 2012.
  • Las termas. Visión de los distintos espacios característicos de un complejo termal: Sala fría, templada y caliente.
  • El peristilo. Plaza porticada que servía de acceso a las termas y que conserva en muy buen estado el pavimento de espina de pez.
  • Decumano. En este espacio continúan las instalaciones de las termas con un horno y espacios auxiliares. Además, se camina por el decumano máximo, la principal calzada que cruzaba la ciudad de este a oeste.
  • El Edificio del Atrio. Visita a las distintas salas de banquetes para admirar la altura de sus muros y su programa ornamental.

Por supuesto, las entradas se pueden adquirir en el mismo Centro, pero quizá sea mejor adquirirlas en el servicio de reservas on-line. Yo voy a reservar en este mismo momento las de mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cartagena Puerto de Culturas
c/ Gisbert, 10, 30202 Cartagena, Murcia España
Cómo llegar



Temporada Baja:
Del 5 de Noviembre al 15 de Marzo
Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábados, Domingos: 10:00 - 17:30

Temporada Media:
Del 16 de Marzo al 30 de Junio
10:00 - 19:00

Temporada Alta:
Del 1 de Julio al 16 de Septiembre
10:00 - 19:00

Temporada Media:
Del 17 de Septiembre al 4 de Noviembre
10:00 - 19:00

Temporada Media-Semana Santa:
Del 1 de Marzo al 30 de Abril
10:00 - 19:00

Edad: todas

Precio: 4 €