De la montaña a la playa: Acantilados de Maro-Cerro Gordo

Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo son un verdadero espectáculo de la naturaleza. Este Paraje Natural situado entre las provincias de Málaga y Granada, forma una estrecha franja paralela a la costa de unos 12 kilómetros de ancho y se adentra una milla en el interior del mar, ofreciéndonos un paisaje que, aparte de su gran belleza, posee un gran valor ecológico.

Desde el Mirador de la Torre de Maro podemos disfrutar de una panorámica de abruptos acantilados entre los que se intercalan pequeñas y bonitas playas y calas, algunas de difícil acceso. A los niños les encantará saber que la Torre de vigilancia costera de Maro o Torre de la Marquesa fue construida, junto con otras cuatro (Río de la Miel, del Pino, La Caleta y Cerro Gordo) en el siglo XVI, para defender el litoral de los malvados piratas que acechaban nuestras costas y desde aquí se alertaba a las poblaciones y a las fuerzas defensoras para que salieran a su encuentro. Desde aquí podemos continuar por la carretera N-340, parando en los diferentes miradores y contemplar desde ellos la inmensidad del mar y los escarpados y frondosos paisajes, hasta llegar al Mirador de Cerro Gordo, ya en la provincia de Granada, donde las espectaculares vistas a ambos lados del aparcamiento hacen que sólo por eso haya merecido la pena llegar hasta allí.

Marocerrogordo_torre

Pero para los amantes de la Naturaleza, este Paraje Natural, que se ha salvado de la codicia de la voracidad urbanística, ofrece muchas más posibilidades. Aquí se puede desde pasar un tranquilo de día de playa disfrutando, en familia, de las cristalinas aguas de una de sus preciosas calas o haciendo un recorrido por varias de ellas; hasta practicar senderismo por alguna de las rutas recomendadas o explorar bajo sus aguas el rico fondo marino y sus múltiples grutas.

Si lo que queremos es pasar un día de playa, tenemos varias donde elegir, aunque tenemos que tener en cuenta que hay que hacer una pequeña excursión para acceder a ellas y cuyo grado de dificultad es directamente proporcional al grado de ocupación de las mismas, sobre todo en verano. Es decir, que cuanto más fácil es el acceso, más llenas estarán.  Los coches, por tanto, hay que dejarlos en los aparcamientos habilitados y bajar andando aunque hay algunas como la Cala del Cañuelo, que dispone (sólo en verano) para quien prefiera ahorrarse la caminata,  de un servicio de minibús que te baja a la playa por un módico precio por persona o por familia.  Esta playa, así como la de Maro, dispone de chiringuitos y algunos servicios como duchas y papeleras.  Otras playas en las que podemos aliviar el calor del verano alejados de las aglomeraciones son la Cala Barranco de Maro, la Playa de la Caleta, la Playa del Molino de Papel, la Playa de las Alberquillas o las Calas del Pino.

MaroCerrogordo_cañuelo

Para los que no tengan problema en ir ligeros de ropa, desde la Cala del Cañuelo se puede realizar una ruta a la vecina Playa naturista de Cantarrijan, ya en el término municipal de Almuñécar, donde el bañador es una opción. Esta ruta se puede realizar con niños aunque es larga y hay que tener cuidado en los tramos más conflictivos como la cañada. A esta playa, también se puede acceder por una pista entre pinos y después de pasar por Torre Caleta, descender por un sendero hasta la paradisiaca Cala de las Doncellas. Existen otras rutas y senderos señalizados y de baja dificultad como el de Torre de Cerro Gordo, donde disfrutar de su biodiversidad botánica y de su variada fauna, ya que es posible que aves como lavanderas o gaviotas nos acompañen en nuestro recorrido, así como contemplar alguna cabra montesa o el acecho de aves rapaces como el cernícalo primilla o el veloz halcón peregrino.

El Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo también es un paraíso para los aficionados al snorkel o al buceo, ya que su franja marina alberga gran cantidad de grutas y fondos escarpados en los que habitan un gran número de especies vegetales, así como una rica variedad de fauna marina. Destacan las extensas praderas de Posidonia y a su abrigo conviven corales, esponjas y una amplia variedad de peces, algunos de vivos colores como el pez doncella o espectaculares como el pez luna.

También es muy recomendable un paseo en barco, que nos permitiría acercarnos fácilmente a lugares poco accesibles y de gran belleza y avistar durante el trayecto, los saltos y cabriolas de los delfines que atraviesan el Mediterráneo, para regocijo de los más pequeños.

maro_cerrogordo_delfines

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha editado una guía de itinerarios del Parque Natural que nos puede ser muy útil en nuestra visita y que se puede descargar en pdf.

Para todas estas actividades y dependiendo de la que se vaya a realizar, conviene ir con el vestido y calzado adecuado a cada actividad y si es verano, no olvidar la crema solar y algún sombrero o gorra para protegernos del sol, así como cámara de fotos y prismáticos, para contemplar las vistas y los animales.

Además, si nos apetece quedarnos más de un día por la zona, podemos aprovechar para conocer el bello pueblecito de Nerja con sus famosas cuevas, o adentrarnos en la provincia granadina y visitar el Puerto Deportivo de Marina del Este, la Playa de la Herradura o el pueblo costero de Almuñécar.

Consulta más planes para niños en Málaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo
Carretera N- 340 s/n Paraje Natural Acantilados Maro-Cerro Gordo, 29780 Nerja, Málaga España
Cómo llegar

Edad: De 3 a 12

Precio: gratis