Las Lagunas de Sierra Nevada

¿Sabías que en Sierra Nevada hay nada más y nada menos que sesenta lagunas? Pues sí, en el Parque Natural del Sierra Nevada existen un montón de pequeños lagos, que se originaron en la última glaciación, hace más de 10.000 años, y que son un perfecto indicador de la evolución climatológica, además de ofrecernos un paisaje de una belleza impresionante. Se las conoce como “Las Lagunas de Sierra Nevada” ¿Te apetece una excursión para visitar algunas de ellas?

Nos ponemos en marcha e iniciamos nuestro recorrido desde el Barrio Medio del pueblo de Trevélez, situado junto al Ayuntamiento, y nos dirigimos hacia la Iglesia de San Antonio, desde donde subimos por una estrecha calle pasando bajo un arco y dejando a nuestra izquierda unos lavaderos públicos, donde, en caso necesario, podemos aprovisionarnos de agua. Seguimos a la izquierda por un callejón estrecho, para salir a otra calle por la que se sube hacia la derecha, hasta encontrar la señal de inicio de la ruta.

LagunasSN_senderistas

Una vez hemos salido del pueblo, caminamos algo más de media hora entre arbustos, bancales de hortalizas y frutales, salpicados de algún que otro nogal o castaño. Cruzamos la Acequia Nueva y más adelante llegamos a la Fuente de los Burros, un rústico caño oculto en la maleza. Seguimos por el Camino de Herradura y poco después atravesamos la frondosa ribera del Barranco de la Solana.

Pasados los Cortijos de Piedra Redonda, continuamos nuestra ascensión y  a una hora aproximada del recorrido, llegamos a un cruce de veredas, tomando la de la izquierda que se dirige, en dirección oeste, hacia un peñón. En esta zona podemos hacer un descanso y disfrutar de las vistas que nos ofrece este magnífico paisaje: hacia el este, el valle del río Trevélez, flanqueado por la Loma de Piedra Ventana, que es el único valle de Sierra Nevada que se mantiene salvaje, sin pistas ni carriles; y más abajo, la loma de Pañabón.

Después de subir una pendiente  bastante empinada, llegamos hasta la Acequia Gorda y una vez que la cruzamos,  nos encontramos una valla que protege un pequeño bosque de pinos de repoblación. La vereda continúa dentro de esta cerca y en algo más de media hora de subida, llegamos a la Charca de la Campiñuela (que dependiendo de la época del año puede estar seca), donde encontramos una era y unas ruinas sobre la acequia de los Posteros. Desde este lugar, a  2.400 metros de altitud, también podemos contemplar unas estupendas vistas del objetivo de este itinerario: el valle de Siete Lagunas y la cascada de Chorreras Negras.

LagunasSN_ChorrerasNegras

Seguimos por la marcada vereda en dirección noreste, hacia el río Culo de Perro, en el Vertedero, que cruzaremos pasando una especie de dique. En poco más de una hora de ascenso en zigzag, por la vereda que va ganado en altura, llegamos a Siete Lagunas, justo a la derecha de la espectacular cascada conocida como Chorreras Negras.

En esta vertiente, la laguna más conocida es la Laguna Hondera, que es la más baja y grande de las siete. Al sur de esta laguna hay un refugio natural bajo una gran piedra.

En estos prados, también llamados borreguiles, encontramos varios de los ejemplos de la flora endémica y la fauna de Sierra Nevada, como la estrella de las nieves, la genciana, la tiraña o en caso de la fauna, no es difícil ver cabras montesas y aves rapaces.

Para volver al punto de partida, lo haríamos siguiendo el mismo itinerario que a la ida. Esta ruta, al ser larga (aunque se puede hacer en varios tramos) y casi toda ascendente, implica cierta dificultad, por lo que no es aconsejable hacerla con niños pequeños.  Si queremos hacer una ruta más fácil, debemos dirigirnos al Alberque Universitario, donde, en verano,  hay un servicio de autobuses que nos dejaría en las Posiciones del Veleta. Aquí iniciaríamos un recorrido descendente, por la vertiente de Sierra Nevada que se asoma a las Alpujarras y nos toparíamos con la Laguna de las Aguas Verdes, una de las más bonitas de la Sierra. Unos dos kilómetros más hacia el sureste, entre el Cerro de los Machos y el Mulhacén, está el paraje de Rio Seco que alberga varias lagunas, conocidas también como “cubetas” tanto grandes como más pequeñas. Entre ellas están los Lagunillos del Púlpito, el de las Cabras, las Lagunillas de la Estrella, etc., y aproximadamente un kilómetro más adelante, la cubeta de la Caldera que es la antesala del Mulhacén. Este recorrido puede terminar en Río Seco, lo que nos permitiría la vuelta hacia las Posiciones del Veleta antes de que se vaya el último autobús de la tarde.

LagunasSN_SieteLagunas

Estas rutas conviene hacerlas más bien en primavera y verano, porque en otras épocas del año hace demasiado frio para los niños, asegurándonos, de llevar todo lo necesario como ropa y calzado adecuados así como agua y comida. Un bastón de trekking nunca está demás, y no olvidar la cámara de fotos, ya que los paisajes son de una gran belleza.

Las Lagunas de Sierra Nevada han sido objeto de multitud de leyendas rodeadas de un halo de misterio, como la de la princesa árabe a la que el sultán confinó en la sierra y allí encontró su príncipe azul o la del  cazador que disparó a un pájaro blanco  que se convirtió en una doncella. Un ave de fuego que, además, atraía a los caminantes hacia el fondo de los lagos  donde permanecían para siempre…

Consulta más actividades con niños en Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Parque Nacional y Natural Sierra Nevada
Granada España
Cómo llegar

Edad: todas

Precio: gratis