¡Te invito a un barquillo!

El Museo del Barquillero en Santillana del Mar, Cantabria, no es sólo un museo en el que se recoge la historia de estos dulces, es un lugar mágico que nos transportará al pasado con tan sólo traspasar sus puertas, ¿te vienes de viaje?

Nadie puede resistirse al encanto de este precioso museo y tienda, si te atreves a pasar sus puertas te adentrarás en un mundo de colores maravillosos, olores inconfundibles y una música preciosa.

La parte baja del edificio es “LA TIENDA” de caramelos y golosinas que todos los niños y mayores desean, en ella podrás encontrar gominolas, chocolates artesanos, barquillos en distintas modalidades, y lo más fascinante, antiguos caramelos que nuestros padres o nosotros mismos comíamos de pequeños. ¿Te acuerdas de los paloduz?, ¿y de las sardinas de chocolate?, ¿eres capaz de comerte hoy en día un pirulí?… junto a estos y otros manjares que nos transportarán al pasado hay juguetes de toda la vida, muchos de ellos en venta, como las tabas, juguetes de hojalata o puzles “vintage” preciosos, entre otros. No te pierdas la colección, de venta al público, de cajás musicales, son una auténtica chulada.

caramelos2

La parte alta del edificio es el Museo propiamente dicho, de acceso libre y sin coste. Es un centro pequeño en el que se recogen diferentes utensilios que se han usado a la lo largo de la historia para crear los barquillos, son objetos muy bonitos que nos llamarán la atención, la única pega es que no hay explicación de qué son ni tampoco podemos preguntar a nadie.

El museo es privado y se financia con las ventas de los caramelos de la tienda, pero os aseguro que no podréis entrar en ella sin salir con algo, es totalmente irresistible.

museo-del-barquillo-en

La parte baja es accesible para carritos, aunque las calles de Santillana del Mar al estar empedradas no son muy aptas ni para sillas de bebés ni para sillas de minusválidos. A la parte alta se accede por unas escaleras y no es accesible.

El lugar es pequeño, se ve en un ratito. En la subida de las escaleras podremos encontrarnos con juguetes antiguos que están reuniendo como colección particular.

piruli

Es una visita sencilla y muy atractiva para los niños y también para los abuelos, a éstos últimos se les ilumina la cara cuando ven los caramelos que comían en su niñez. Un bonito lugar para enseñar el pasado a nuestros peques.

¿Qué pensará tu hijo si te ve comerte un trozo de palo “Paloduz”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Museo del Barquillero
c/ del Río, 19, 39330 Santillana del Mar, Cantabria España
Cómo llegar



10:00 - 21:00

Edad: De 0 a 12

Precio: gratis