Parc del Montnegre i el Corredor

Bosques junto al mar. El Parc del Montnegre i el Corredor destaca por los espléndidos pinares de pino piñonero de la vertiente litoral, que se transforman en encinares y alcornocales hacia el interior del macizo. Los dólmenes neolíticos, los restos ibéricos y las iglesias medievales se insertan en un paisaje diverso de cultivos, bosques y masías, producto de los usos agroforestales de los últimos siglos.

Los macizos del Montnegre y el Corredor son dos unidades de relieve bien definidas que se disponen alineadas en paralelo a la costa, formando parte de la sierra litoral y constituyendo una barrera natural entre la llanura litoral del Maresme y la depresión del Vallés y la selva. El sustrato geológico de los dos conjuntos montañosos es básicamente formado por un gran cuerpo granítico atravesado por rocas filonianas. Sin embargo, en la parte alta del Montnegre destaca una mancha de material metamórfico más resistente a la erosión. Estos materiales pizarrosos son los que dan un carácter marcadamente más abrupto en el macizo del Montnegre.

La situación geográfica, el relieve y las variaciones climáticas entre las vertientes interiores y los que miran al mar condicionan y dan diversidad a la vegetación que cubre estas sierras. La proximidad del mar, que proporciona un grado suplementario de humedad ambiental, especialmente en verano, también favorece el desarrollo de una vegetación exuberante enriquecida con numerosas especies de carácter centroeuropeo y, incluso, atlántico. La variedad de ambientes de las cordilleras del Montnegre y el Corredor (encinares, alcornocales, pinares y matorrales, bosques de ribera, pinares, zonas abiertas y de cultivo) propicia que el poblamiento faunístico sea diverso y abundante. La existencia de masas forestales densas y bien conservadas favorece la prosperidad de las especies de carácter forestal. Es el caso del jabalí, el mamífero más grande de estas sierras, perfectamente adaptado a la vida en el bosque. Hay especies silvestres mediterráneas como la jineta, el lirón careto, la ardilla, el azor, el pito real, el arrendajo o la serpiente blanca; y otros, propias de ambientes centroeuropeos: la garduña, el topillo rojo, la becada o el lirón gris. Han sido identificadas últimamente varias especies arborícolas de murciélagos, raras en Cataluña.

montnegre2

El hombre se ha establecido desde hace mucho tiempo en estas sierras. La excepcional situación geográfica y la riqueza de los recursos naturales ya fueron apreciados a finales del neolítico, como lo evidencian el dolmen de la Piedra Gentil y el de la Piedra Arca. Los pueblos íberos, concretamente los layetanos, se instalaron, siguiendo sus costumbres, en las zonas de altura media, como el cerro del Viento y el monte del Castillo, en el que se observan los restos de sus asientos. La ocupación romana los forzó a bajar a las llanuras donde aparecieron numerosas villas agrícolas.

En los tiempos medievales, la población se agrupó en pequeños núcleos, más abundantes en las zonas bajas que en las altas. La importancia de la religión en la época se hace patente en los numerosos edificios religiosos diseminados por el parque natural.

La colonización agrícola posterior se refleja en los más de doscientos masías que se encuentran, de entre los cuales sobresalen Can Pradell de la Serra, Can Bosc y Ca l’Oller de Fuirosos, y también en un paisaje que es el resultado de la alternancia de bosques y de cultivos y en el que la actividad del hombre a lo largo de la historia tiene, en consecuencia, una importancia capital. Actualmente, el proceso de recesión de la actividad agraria, iniciado a finales de los años 50, ha hecho desaparecer prácticamente el uso agrícola de las masías que, poco a poco, se reconvierten y se destinan a otras actividades.

Testigo de la antigüedad de este poblamiento son los dólmenes de Pedra Gentil (cerca de Vallgorguina) y de Pedra Arca (entre Cardedeu y Vilalba Sasserra), y los restos de asentamientos ibéricos en los poblados de la colina del Viento y del monte del Castillo (entre Bordoy y el Faro). Alrededor del recorrido por la pista principal que va de Bordoy hasta cerca de Vallgorguina, se pueden encontrar construcciones arquitectónicamente notables, como la iglesia de San Cristóbal, junto Bordoy, documentada en 1025 y reconstruida a principios del siglo, y el mismo Bordoy, documentado en el siglo XIII. Más allá, se encuentra la iglesia de San Andrés del Faro, que recibió el nombre de Bonaconjunta en 1164. En el punto culminante de este sector, se encuentra el santuario del Corredor, nombrado ermita 1544 y reconstruido posteriormente según las directrices artísticas del estilo gótico tardío.
En las laderas más cercanos al mar también se pueden ver restos de la arquitectura religiosa, como la ermita de Llorita (siglo XVI) o la iglesia prerrománica de San Martín de Mata, restaurada en el siglo XVI. En el sector del Montnegre, los asentamientos humanos son más frecuentes en las partes bajas de la cordillera, ya que el relieve es bastante más accidentado que en la zona del Corredor.

montnegre1

Museos y equipamientos culturales

  • Museo de Fogars de la Selva

El museo de Fogars de la Selva recrea una casa típica de la campiña catalana. A lo largo del recorrido por sus espacios, podrá viajar en el tiempo y descubrir las formas de vida vigentes en Cataluña durante muchos siglos.

  • Rectoria Vella de Sant Celoni

La Rectoria Vella es un edificio del siglo XV, totalmente reformado por el Ayuntamiento de Sant Celoni y adecuado como sede de diferentes exposiciones y actos culturales de carácter local y comarcal. En la primera planta del edificio se encuentra situado el Centro de Documentación del Parque. Además, desde la Rectoria Vella, a través del Área de Cultura y promoción del patrimonio natural y cultural del Ayuntamiento de Sant Celoni, se potencia y realizan tareas de investigación sobre el macizo del Montnegre y el Corredor y se vela por la defensa del patrimonio cultural y natural de la comarca, colaborando y subvencionando estudios sobre temas medioambientales y del patrimonio histórico-artístico.

  • Museo de Mataró

Cabe destacar las importantes colecciones arqueológicas de la ciudad romana de Iluro y los restos de una vil.la romana señorial construida a finales del siglo I ac. El Museo también acoge el Centro de Documentación del Parque Natural del Montnegre y el Corredor. Es muy interesante ver la exposición permanente sobre ‘Mataró y la comarca del Maresme’.

Otros servicios que encontraréis son:

-Oficina del Parque

-Centros y puntos de información

-Centros de documentación

-Áreas aparcamiento

-Áreas de esparcimiento

-Áreas de acampada

-Casas de colonias

-Servicio de guías

-Educación ambiental

-Alojamientos

 

Consulta más Planes en Familia en Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Parc del Montnegre i el Corredor
Parc Natural de Montnegre i el Corredor, 08470 Barcelona, Barcelona
Cómo llegar



Del 01/01/2014 al 31/12/2014

Edad: todas

Precio: gratis