Parc de la Serralada Litoral

Colinas entre la llanura y el mar, el Parc de la Serralada Litoral tiene un papel ecológico fundamental porque pone en contacto el litoral con los valles interiores. Un clima mediterráneo y la situación estratégica que presenta han hecho que el hombre se establezca desde bien antiguo; dólmenes, restos ibéricos, ermitas y castillos conviven con masías todavía rodeadas de cultivos.

El Parque se sitúa a caballo de las comarcas del Maresme y del Vallés Oriental, entre los términos de los municipios de Alella, Argentona, Cabrera de Mar, Cabrils, Martorelles, Premià de Dalt, Teià, Tiana y Vilassar de Dalt el Maresme, y los municipios vallesanos de Montornés del Vallés, la Roca del Vallés, Santa Maria de Martorelles, Vallromanes y Vilanova del Vallès. El Espacio Natural se encuentra constituido por tres unidades bien diferenciadas: La Conreria, el macizo de San Mateo y el macizo de Céllecs. En total es una superficie protegida de 7.408,24 definidas en el Plan especial y en la ampliación aprobada en 2013.

La intensa actividad humana desde tiempos remotos como la roturación, el cultivo y el carboneo ha ido reduciendo de manera importante la superficie forestal primigenia y, al mismo tiempo, ha cambiado la composición de las especies. El bosque de ribera, por ejemplo, ha sido sustituido por plantaciones artificiales de árboles de crecimiento rápido hasta que éstas han dejado de ser rentables. El paisaje vegetal característico que hoy podemos observar en la Cordillera litoral está dominado por árboles como el pino carrasco y el pino piñonero y los robles al fondo de los valles. Sin embargo, en reductos y zonas particulares encontramos una importante diversidad que pone de manifiesto el interés botánico de la cordillera.

Los ambientes acuáticos, a pesar de ser en extensión muy reducidos, acogen un buen número de especies, especialmente de aves migratorias como el martinete y la garceta, varias especies de patos silvestres,  las zancudas, la gamba roja y la verde y la valona. En los bosques más sombríos de encina nidifican el halcón abejero y el águila culebrera, ambas especies provenientes de África. En los matorrales y matorrales, los reptiles se encuentran el sol que necesitan y abundan las lagartijas, el lagarto, la serpiente blanca y la serpiente verde. Las praderas y cultivos comparten una buena parte de los vertebrados que se localizan. Los pájaros insectívoros son abundantes. Entre éstos, destacamos la collalba rubia, el triste, el verdugo o el chotacabras pardo. Entre las aves granívoras más interesantes llamaríamos la codorniz, la totovía, la alondra o el títere. El cernícalo emplea estos espacios como atalayas para cazar los pequeños mamíferos como la musaraña y el topo. Los ambientes rupícolas, aunque no son abundantes, sirven de refugio para especies de gran interés como el halcón peregrino, el alcotán, el cernícalo y el búho.

parc_serralada_litoral2

La presencia humana en la sierra litoral no ha podido certificarse durante el paleolítico. Sin embargo, las terrazas del río Mogent podían haber sido un hábitat adecuado para establecer campamentos de cacería. Los delgadas vestigios son del neolítico medio reciente (3500-2500 aC), que se caracteriza por la cultura de los sepulcros de fundición de inhumación individual y de los cuales hay restos en Cal Metge (Montmeló) y en la fosa de Can Colas (Alella).

Del neolítico final calcolítico (2200-1800 aC), el elemento más destacable es el megalitismo, encontramos el tipo grandes galerías catalanas de Can Gol I, de pequeñas galerías como el dolmen de Can Planes y de cámaras simples y cistas como Can gol II (la Roca del Vallés) o el dolmen de la Roca d’en Toni (Vilassar de Dalt). El último elemento a destacar de este periodo, es la presencia de pinturas rupestres en el gran bloque granítico de la Piedra de las Golondrinas (La Roca del Vallés), donde están representadas unas figuras rojizas con una figura humana central. También encontramos restos del neolítico en Vilassar de Dalt (cuevas de Pau y de la Rana).

El paisaje de la sierra litoral alberga un rico y diverso patrimonio histórico y arquitectónico en forma de castillos, casas señoriales, edificios religiosos y yacimientos arqueológicos.  Los restos históricos ibéricos más interesantes son las de los poblados de Burriac, Castellruf, Silla del Obispo y cerro Gordo de Céllecs. De la época romana quedan restos de la vía romana de Parpers y de la villa romana de Can Sentromà y del puente romano de Parpers.

Entre los edificios de carácter religioso que configuran el patrimonio arquitectónico destaca por su monumentalidad la cartuja de Montalegre. La influencia de esta se dejó sentir en la dispersión de ermitas por toda la sierra entre las que destacan las de San Mateo (Premià de Dalt), San Salvador (Vilassar de Dalt), San Bartolomé de Cabañas (Òrrius) y San Pere de Clarà (Argentona), entre otros.

El hecho de ser una zona esencialmente boscosa no impidió que se construyeran numerosas masías.

parc_serralada_litoral1

 

Podrás observar unos maravillosos paisajes en sus bonitos miradores:

  • Mirador de la Cornisa

Ubicado al pie de la pista cumbrera -eje principal de circulación que atraviesa longitudinalmente el parque -, este mirador natural fue ampliado y consolidado mediante plataformas de madera tratada y vallas de protección. Este espacio de descanso y de mirador privilegiado a pie de San Mateo, está habilitado con bancos, con apoyo de aparcamiento de bicicletas, papelera y apracamiento de vehículos. También hay un letrero panorámico que ubica con los topónimos correspondientes a los cerros y cumbres que rodean este punto de visión tanto del Maresme y Barcelonés como los Valles Oriental y Occidental. Desde este punto se puede observar la montaña de Montjuïc y la del Tibidabo, la Conreria, el valle de Teià y las colinas en el lado vallesana, además de poderse vislumbrar Montserrat, la Mola y Sant Llorenç del Munt. El mirador se inauguró en 2004.

  • Mirador de Montcabrer

Esta conocida colina, visible desde la costa y fácilmente identificable por su morfología, catalogada como monte-isla desde el punto de vista geológico, tiene en su cima un mirador natural privilegiado,  por su proximidad al mar. La vista abarca Barcelona, el Montnegre y el Montseny. El 15 de noviembre de 1997 se inauguró el mirador y el itinerario que lleva el mismo nombre. El mirador cuenta con una valla de protección, papelera, dos letreros panorámicos que describen la vista a ambos lados y un rótulo informativo de la cruz que hay en la cima de la colina.

Y aprender un montón de cosas:

  • Centro de documentación en el Museo Archivo de Vilassar de Dalt

El Centro de Documentación, ubicado en el Museo Archivo Municipal de Vilassar de Dalt, funciona desde 1999 gracias a un convenio entre el Consorcio y el Museo. Cuenta con un fondo de 1.000 documentos sobre el patrimonio natural y la diversidad histórica y cultural del Parque de la Cordillera Litoral. Podrás encontrar cartografía, libros, tesis y estudios, dvd-cd, revistas, folletos y artículos de los municipios consorciados. Esta documentación está a tu disposición para cualquier trabajo, estudio o simplemente para ampliar conocimientos sobre el entorno que nos rodea. Estos documentos se añaden al catálogo colectivo de los Centros de Documentación de la Red de Parques Naturales de la Diputación de Barcelona donde se pueden consultar un total de 15.000 documentos.

Otros servicios:

– Oficina del Parque

– Centros y puntos de información

-Casas de colonias

 

Consulta más Planes en Familia en Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Parc de la Serralada Litoral
Avenida Onze de Setembre, 53, 1r, 08349 Cabrera de Mar, Barcelona España
Cómo llegar



Del 01/01/2014 al 31/12/2014

Edad: todas

Precio: gratis